La delicada y fina piel de los labios es particularmente sensible a los factores medioambientales, el frío del invierno o los perjudiciales rayos UVA en verano nos dejan como consecuencia los labios secos y agrietados.

Abrir chat